En Caracas, se elevan a 24 los funcionarios policiales asesinados por el hampa.

(Redacción/MV).- 14 funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana que realizaban un recorrido de rutina, fueron emboscados en el Callejón Vargas con Bucare de la ciudad de Caracas, dicha ruta conecta con la cota 905. Durante el sorpresivo ataque, dos efectivos resultaron gravemente heridos, y posteriormente, fallecieron.

El Oficial Jefe, Robert Paredes, recibió cuatro impactos de bala, mientras que el Oficial Agregado, Rafael Pedroza, presentó heridas por arma de fuego en sus piernas; luego de ser trasladado por sus compañeros hacia un centro de salud, murió.

Ambos pertenecían a la Estación Policíal Santa Rosalía y estaban en pleno operativo de seguridad cuando fueron atacados por el hampa.

La periodista especializada en sucesos, Altagracia Anzola, informó a través de su cuenta de twitter que con estas dos muertes la cifra de policías fallecidos aumenta a 24 en lo que va del 2017.

“Los que salieron con vida llegaron a la morgue con los uniformes y patrullas ensangrentados, porque fue en la que los trasladaron. Se notaban cansados y algunos desmoralizados”, explicó.

Según la reportera, el cuadrante número 5 recibió un llamado de los vecinos, alertando sobre la presencia de sujetos sospechosos y armados en plena calle, justo en el acceso a la Cota 905.

Hubo quejas en los compañeros, y denunciaron además que sus pólizas de atención en salud solo cubre gastos por un monto de 390.000 bolívares, lo que no es suficiente para cubrir una emergencia de ese tipo en las clínicas de Caracas y de Venezuela.

A pesar de la cantidad de planes de seguridad que el Estado ha venido anunciando en estos últimos cinco años, ninguno ha sido efectivo a la hora de combatir el hampa.

Todos los organismos de seguridad venezolanos, en algunas ocasiones, han sido infiltrados por la delincuencia organizada, y a su vez, se hacen de armamento de alto poder para intentar suprimir a los cuerpos policiales que poseen armas orgánicas no acorde con la realidad que se vive en las calles del país.

Otro aspecto que viene representando un problema para quienes ejercen la función policial, es la administración de justicia. En centenares de casos, a pesar de que los delincuentes son capturados en flagrancia, estos salen nuevamente en libertad gracias a una serie de beneficios que terminan perjudicando a la población civil, a las comunidades y a los cuerpos policiales.

Supuesto autor material fue abatido tiempo después.

Al transcurrir el día, se pudo conocer que en un nuevo despliegue policial registrado en la Cota 905, fue dado de baja Juan Carlos Sandoval Salas, alias: “Doble Codo”, uno de los integrantes de la banda criminal “El Coqui”.

Este sujeto, presuntamente participó en la emboscada y homicidio de los dos funcionarios de la PNB; además, tenía en su prontuario dos homicidios más.

A pesar de los graves crímenes cometidos, “Doble Codo” se movía libremente por el sector, hasta que ocurrieron los hechos la noche de este jueves.

Los altos niveles de inseguridad y la ausencia de justicia efectiva, han sido parte de los motivos de fuerza mayor por el cual un 8% de los venezolanos han tomado la decisión de abandonar a su país.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: