Un grupo de venezolanos mató a golpes a un connacional tachirense

Un joven tachirense, de 23 años de edad, nativo de Palmira, municipio Guásimos,  murió este domingo en la madrugada, en una discoteca  de Buenos Aires, Argentina, tras una brutal golpiza que le propinó un grupo de venezolanos, al parecer caraqueños,  a raíz de una absurda  discusión originada por un  mal entendido al pedir un trago.

Rodolfo Hernández Manzully, quien luego de congelar sus estudios  de Ingeniería  en la Unet, emigró hace casi dos años al país sureño, donde trabajaba en una  fábrica de pinturas  y estudiaba Ingeniería Bioquímica en una universidad de Buenos Aires, murió ante la mirada atónita de sus seres queridos,  a las puertas de  la misma discoteca donde durante la noche anterior, estuvieron divirtiéndose sin ningún problema.

El trágico hecho se registró aproximadamente a las 4 de la madrugada, minutos después de que los  mesoneros de la  discoteca o boliche (como le llaman) “Timba Vit”, en Agüero 449, les anunciaron a los clientes que  por la hora, ya debían cerrar el local, por lo que procedieron a pasar  sus tragos a vasos plásticos y retirar las botellas.

Rodolfo se encontraba  departiendo con otras seis personas, incluyendo a Freddy,   su hermano mayor, una prima, una pareja allegada a la familia. Cerca de su mesa,  toda la noche  un grupo de hombres (caraqueños,  por el acento)  hizo lo propio.

Fue al momento  del anuncio de los mesoneros que la situación  se tornó tensa, cuando  uno de los hombres de la mesa cercana  le dijo a unos de los hermanos Hernández que el trago que tenía era el suyo. Ellos le explicaron  que no, que el mesonero vertió en el vaso  lo que quedaba de la botella que su familia  había comprado más temprano.

Tras  un intercambio de palabras entre  los integrantes de ambas mesas,  la situación pareció calmarse. Y todos  se dispusieron a  retirarse. Nadie pensó jamás que los“caraqueños”  los emboscarían a la salida.

Uno de los acompañantes  de Rodolfo  se dirigió al baño, mientras que las damas  del grupo se adelantaron para buscar un  taxi que los regresara a casa.

No habría pasado  sino unos pocos minutos, cuando las muchachas regresaron y observaron a las puertas de la discoteca que el hermano mayor  estaba siendo golpeado  por  varios de los  sujetos  de la mesa vecina. A Rodolfo no lo veían,  luego  lo hallaron en el piso,  golpeado y sangrando, lo que generó  gritos y confusión.

Ese momento fue aprovechado  por los sujetos para huir de la discoteca. De inmediato solicitaron  auxilio para ambos muchachos así como la presencia de las  autoridades; sin embargo, aunque Rodolfo estuvo vivo por cerca de una hora, murió sin ser atendido.  

El infortunio se unió para que esto ocurriera, pues el vehículo  policial que atendió el llamado chocó en el trayecto  y se incendió, y el personal de  la ambulancia que asistiría a los hermanos Hernández Manzully, se desvió para auxiliar a los policías que en el accidente quedaron heridos.

Poco más de una hora, cuando  finalmente  los paramédicos llegaron a la discoteca, Rodolfo estaba sin signos vitales, y su hermano mal herido.

Identificados

Hasta este miércoles al mediodía, el cadáver del joven tachirense no había sido entregado a sus familiares. El doloroso hecho coincide con la presencia de la madre de Rodolfo, quien con ayuda de sus dos hijos  había  viajado a Argentina para pasar  la Navidad con ellos.

Las  investigaciones  que desarrolla la Policía argentina habrían arrojado como resultado la identificación de varios de los responsables del asesinato del tachirense; pues serían clientes asiduos de la discoteca  regularmente visitada  por venezolanos; sin embargo, pese  a lo diligentes que han sido las autoridades de ese país, los familiares  de la víctima aspiran a que al menos se haga justicia capturando a todos los implicados. Esperan que el caso no quede impune. @modovisible | Miriam Bustos.

A %d blogueros les gusta esto: